Menú Principal


 You TubeTwitterFacebookFotos

 

 

 Universidad de Puerto Rico Nivel Central

Universia 

 

Nota curatorial exposición Tráfico Gráfico

Tráfico Gráfico es una exhibición sobre la expansión del discurso gráfico; ampliado ya de acuerdo a su efectividad en el espacio público y comunitario, no sólo en el ámbito del arte. Esta muestra reúne esculturas, sellos, postales, flyers, fanzines, un pasaporte, un disco y un libro de poesía concreta. Esta producción, realizada desde los años sesenta a la actualidad, es gráfica de circulación alternativa, más orientada a la libre distribución que al circuito de exhibiciones. La obra de Adál Maldonado, Karlo Ibarra, Antonio Martorell, Esteban Valdés y Jaime Carrero se expone junto a otra producción gráfica, mayormente anónima o colectiva, que representa varias instancias contestatarias.

Una carta de José Luis González acompaña los sellos de Martorell; un texto-engaño sobre la vida y labor del emigrante recién llegado a Nueva York cuya playa ahora sólo será la de los techos invadidos de la ciudad: La Playa Negra/Tar Beach. Otras piezas incluidas en la exhibición, las Lámparas Autorretrospectivas de Martorell, hacen referencia a la metáfora de la circulación y tránsito. Estas esculturas son postes con espejos de auto adosados con gráficas recortadas y pegadas sobre los espejos. Algunos son fragmentos de las xilografías del proyecto Comunión, o fragmentos de retratos de algunos de los prisioneros políticos apresados por el vínculo con el Ejército Popular Boricua. Los vemos a ellos y nos vemos a nosotros; nos buscamos y los encontramos, siempre ahí a la espera de salir del espejo.

Souvenir Stories, de Ibarra, son postales para enviar pero, en vez de ser a la familia, son a lugares como el Capitolio, la Fortaleza o la Casa Blanca, con una selección de imágenes de acontecimientos y protestas realizadas en el 2009. La mentira de una misiva es imagen noticiosa en la otra, pero ambas delatan y denuncian. Hay otros artistas cuya obra es más problemática para la historia del arte puertorriqueño, ya que su producción se encuentra en la frontera entre la gráfica, la literatura y la política, rayando algunas más relacionadas a los estudios culturales, que a una producción de obras de arte como artefacto precioso. El agenciamiento de activistas, músicos, artistas y poetas en publicaciones periódicas o singulares, como lo son los volantes y fanzines, representan una instancia más del cruce entre lo visual, cultural y político. Publicaciones como Il Trassero o Boricuas Bestiales, utilizan la xerografía para realizar comentarios satíricos sobre el arte y sus agentes, o artículos sobre política y música punk, respectivamente. Il Trassero fue creada por Jaime Carrero y otros compañeros de la Universidad Interamericana de San Germán, para distribución entre amigos y la comunidad universitaria, a manera de sátira donde citan lugares y artistas de reconocimiento internacional en relación a ellos en el pueblo. Escribiendo sobre bandas como Actitud Subversiva, Naborias, Guatiao, Lopo Drido o Golpe Justo, entre otros, Boricuas Bestiales y otras publicaciones sobre bandas punk y hardcore se identificaron con sentimientos nacionales, vinculados a su desarrollo a la sombra del 5to centenario de la invasión española a Borikén.

Omar Dauhajre y Javier Tous, editores de Boricuas Bestiales, también han prestado otras revistas de su colección: 'zinevergüenza, editado por Taína Rosa, Eniznikufesin ‘Zine editada por Daniel Rivera, además de Una Sola Escena y La Vida Vivida de Félix Santiago, todas publicaciones de los años noventa. También En una actitud similar de identificación con un pasado indígena remoto como alternativa o reivindicación de la historia, Adál Maldonado y el historiador Iván Collazo han conceptualizado una nación Otoao con pasaporte propio e inscripciones abiertas. El activismo y llamado a participación ciudadana también se encuentra varios volantes-billetes y la campaña no partidista El Gobierno Araña. Las elecciones generales de 1980 en Puerto Rico marcan un momento muy importante en la historia del país porque, entre otras cosas, marcaron un hito en la intervención ciudadana y artística en la política isleña a través de una campaña independiente llamada El Gobierno Araña. Esta campaña, llevada a cabo por el Comité Pro Defensa de la Cultura Puertorriqueña consistió en una gráfica y una canción distribuidas en múltiples formas, ya fuera impresa, pasando la música por altavoces adheridos a camiones o a través de estaciones de radio. El Comité estaba conformado por un grupo de artistas, escritores y publicistas con diversos niveles de participación y protagonismo, debido a la necesidad de algunos miembros de mantenerse en el anonimato. Para esta organización, la lucha política estaba basada y centrada en una lucha cultural. La campaña fue conceptualizada por Edwin Reyes quien también escribió la letra de la canción, con el diseño gráfico anónimo y la colaboración musical de Andrés Jiménez y el Grupo Cañiña (Grupo Mapeye). En una actitud similar en cuanto a la tergiversación de logos y crítica política, Harry Hernández ha producido una serie de pegatinas satíricas que hacen alusión a nuestra realidad colonial. Así mismo, Dinorah Marzán representa otra instancia de utilización de soportes no tradicionales para compartir su palabra. Esta poeta ideó una edición de botellas de agua como parte de un proyecto editorial titulado Olvido 140. “Voy a saciar la sed de ti bebiéndome tu olvido,” es a la vez producto publicitario y objeto poético.

La obra de Esteban Valdés, nacido en México y criado en Nueva York y Puerto Rico, es particularmente importante, ya que representa el primer libro de poesía concreta por un puertorriqueño. Con una hibridez característica, Valdés quiso insertarse en la literatura de su época y fue notoriamente rechazado. Sus poemas, algunos juegos tipográficos o semánticos, algunos instrucciones para construir esculturas o realizar acciones, fueron pensados para quedar en el plano de lo conceptual. Sin embargo, un grupo de artistas pertenecientes a Proyectos M & M lo retomaron en los años 2000 como un antecedente hasta ahora desconocido de su propia obra y entendimiento del arte. Uno de ellos, Marxz Rosado, realizó la escultura El proceso para conseguir la firma de Pedro Albizu Campos en luces de neón, posteriormente donada al Instituto de Cultura, tal como indicaban las instrucciones. En esta selección en saludo a la 3era Trienal Poli/Gráfica de San Juan, apuntamos a que la realización de una obra de arte es un proceso histórico más entre otros actos, acontecimientos y estructuras; es una serie de acciones en y sobre la historia.

Marina Reyes Franco, Curadora invitada

 

Grupos:

Comunidad